Área Vida práctica

"En los países en que la industria del juguete no es tan avanzada, se encuentran unos niños distintos: son más tranquilos, sanos y alegres. Se inspiran en las actividades que los rodean, son seres normales que tocan y utilizan los objetos que utilizan los adultos. Cuando la madre lava o hace el pan y las hogazas, el niño la imita. Es una imitación, pero inteligente, selectiva, a través de la cual el niño se prepara para formar parte de su ambiente. No se puede poner en duda que el niño debe hacer cosas para sus fines propios. La tendencia moderna es dar al niño la posibilidad de imitar las acciones de los adultos de su familia o comunidad, proporcionándole objetos a la medida de su fuerza y de sus posibilidades, y un ambiente en el cual pueda moverse, hablar y dedicarse a una actividad constructiva e inteligente. Todo esto parece obvio, pero cuando expusimos este concepto por primera vez, la gente se sorprendió. Cuando nosotros preparamos para niños de tres a seis años un ambiente adecuado a ellos, de modo que puedan vivir en él como en casa propia, la gente se maravilló. Las pequeñas sillas, las mesitas, los servicios de mesa y de baños minúsculos, y las acciones reales de poner la mesa, limpiar la vajilla, barrer y quitar el polvo -además de los ejercicios para conseguir vestirse solos- impresionaron como tentativa original para la educación de los niños. La vida social entre los niños hizo nacer en ellos gustos y tendencias que eran una sorpresa: fueron los mismos niños los que prefirieron los compañeros a las muñecas, y los objetos de uso práctico a los juguetes" (La mente absorbente del niño, María Montessori. Pág. 215).

El área de vida práctica está preparada para invitar al niño-a a actuar y trabajar en ejercicios de la vida real, los cuales desarrollan habilidades fundamentales para desenvolverse cotidianamente en relación con el medio y las personas que le rodean. Los ejercicios de vida práctica tienen que ver con el cuidado de su persona, de su entorno, con los modales y buenas costumbres y las reglas sociales. Cada una de las actividades de vida práctica tiene un doble propósito, ya que, mientras niño-a aprende actividades propiamente prácticas de la vida diaria, al mismo tiempo y, sin darse cuenta, va adquiriendo conductas imprescindibles que van en directa relación con la Paz y armonía que se requiere para vivir en sociedad.

Los propósitos directos de esta área son básicamente:

  • Coordinación de movimientos finos y gruesos
  • Autonomía
  • Orden
  • Independencia
  • Secuencia

    Algunos propósitos indirectos son:

  • Preparación para la escritura.
  • Dignidad.
  • Respeto.
  • Desarrollo mente matemática.
  • Cuidado de sí mismo.
  • Iniciación a la ciencia.
  • Conciencia del medio ambiente.
  • Pensamiento crítico.
Ésta área se divide en 7 sub-áreas:
1) Cuidado de la persona.
2) Modales y cortesía.
3) Cuidado del ambiente.
4) Preparación de alimentos.
5) Línea.
6) Juego del silencio.
7) Actividades prácticas.