Área Ciencias

El niño-a de 3 a 6 años siente un amor profundo por el ambiente y una necesidad por conquistarlo, es en esta etapa entonces donde podemos aprovechar de sembrar el amor por el entorno de manera feliz y natural para el niño-a. En el área de ciencias se trabaja con cosas cotidianas y se desarrolla fuertemente la capacidad de observación, reparando en el detalle que podemos encontrar en una planta, un animal, un paisaje o un país y entendiendo que estos tienen necesidades, funciones y poseen una particular belleza digna de cuidar y respetar. Es de vital importancia que el niño-a se enfrente a situaciones y elementos lo más reales posibles que lo hagan vivenciar el paso del tiempo, la ubicación en el espacio, la responsabilidad de cada ser en la Tierra, los enigmas del Universo, las curiosidades de la física y química y las diferencias culturales que tienen las personas, entre otros. Todo esto se hace a través de materiales concretos y experiencias simples que son una llave al descubrimiento y comprensión de los misterios de la naturaleza, las ciencias y de las formas de vida de las distintas naciones. La guía cumple un rol fundamental, es ella quien debe ser la gestora del asombro y, para esto, debe estar en constante alerta a las necesidades de los niños-as para satisfacer su curiosidad con una experiencia significativa que desarrolle su espíritu científico.

Propósitos directos:

  • Sistematizar y organizar los fenómenos de la naturaleza.
  • Maravillarse y tomar conciencia de la naturaleza.
  • Crear nociones de espacio en geografía.
  • Acercar al niño-a a diferentes culturas.

Propósitos indirectos:

  • Aumentar el cariño y respeto por la naturaleza.
  • Iniciación a la investigación científica.
  • Aumentar la capacidad de observación.
  • Enriquecer el vocabulario.
  • Superar el animismo (tendencia a dar vida a los objetos que no la tienen y concebirlas todas como si estuvieran vivas y dotadas de intenciones).
  • La educación cósmica (objetivo más relevante para María Montessori: que el niño-a sienta que es parte de un universo donde él-ella tiene algo que hacer).